Mantenimiento de instalaciones eléctricas. ¿Cuándo hay que revisarlas?

 En Ahorro energético, Factura de luz

Muchas de las averías que se producen en las instalaciones eléctricas tienen su origen en la falta de mantenimiento y revisión de las mismas. Dos de los principales problemas que surgen son los aparatos quemados en los cuadros eléctricos y las averías en los transformadores.

Aparatos quemados en cuadros eléctricos
Esta avería, que incluso puede llegar a producir fuego si la instalación es antigua, es debida a las vibraciones que tienen los cuadros eléctricos por su construcción mecánica. Éstas provocan que se aflojen los tornillos que sujetan los cables y, como consecuencia de su calentamiento, que se quemen.

Transformadores averiados
La pereza nos hace no cambiar las lámparas cuando vemos que se han fundido o que no tenemos casi luz. Las lámparas halógenas y fluorescentes están alimentadas normalmente por transformadores, balastos o reactancias que se terminan quemando al estar funcionando sin carga.

La consecuencia directa se nota en nuestra economía debido a que tendríamos que reemplazar la lámpara y el transformador, con el consiguiente aumento del coste.

Estos son ejemplos de averías que se pueden evitar con un sencillo mantenimiento de las instalaciones, que en función del tipo y uso de las mismas puede tener una periodicidad trimestral, semestral o anual.

El coste de estas revisiones se amortiza sobradamente, al evitar tener que reparar averías ocasionadas por la falta de mantenimiento y eliminar problemas mayores que puedan repercutir en la actividad del negocio.

En Econergía, nuestro equipo de profesionales altamente cualificados dará respuesta a los problemas energéticos que puedan tener los usuarios. Aportamos soluciones de ahorro energético para la empresa, el particular y las comunidades de vecinos.

Infórmese sin compromiso:

    Posts recomendados

    Deja un comentario

    Contáctenos

    Rellene el siguiente formulario